sábado, 12 de diciembre de 2015

ENVENENADA POR EL TEATRO


A Josep Lluís Sirera, que sempre  va alimentar el meu verí del teatre.



-Quería entradas para la función de mañana.


La taquillera levantó la mirada del talonario de entradas para observarme. Se tomó varios segundos en la tarea hasta que, por fin, me espetó:

-¿Son jóvenes tus acompañantes?

Me sorprendió la pregunta de aquella mujer. 

¿Por qué me lo haría? ¿Era tan relevante nuestra edad? ¿Sería para ofrecernos algún descuento? o ¿tendría alguna censura el espectáculo y no se nos permitiría la entrada a los más jóvenes? 

Todas esas preguntas pasaron por mi imaginación en menos de tres segundos. Por fin le contesté.

-Sí, lo somos.

La respuesta fue como un verdadero impulso para la taquillera  que, de inmediato, volvió a su actitud de trabajo, es decir, la de vender entradas. Mientras las cortaba del talonario me dijo con tono firme:

Estupendo! Te voy a dar las mejores. Nunca olvidarás esta obra.

Comencé a dudar como una adolescente indecisa, pensé que mi falta de experiencia de ir al teatro había hecho que me endosaran unas entradas de sospechosa validez. Antes de irme de la taquilla le pregunté tímidamente:

-¿Qué fila es?

Rápidamente me contestó.

-¡Ah! No te preocupes. Las entradas no están numeradas. Es el mejor sitio del teatro.

Fue entonces cuando me preocupé más que nunca. Me convencí de que me estaba engañando. Pensé que seguro que me había visto la cara de novata y, por eso, me vendía unas entradas que nadie quería y que, debido a mi timidez, sabía que no le protestaría. A pesar de mi inseguridad tomé las entradas y me alejé. Soportaría las posibles quejas de mis acompañantes. Alegremente habían confiado en mis dotes de avezada compradora y ese había sido el resultado.

En mi cabeza no dejaba de dar vueltas una pregunta: ¿Desde cuándo un teatro vendía unas entradas sin numerarlas y sin una fila definida ni un sitio exacto?

Llegó el día de la representación. A la curiosidad por un texto con un magnífico título: El veneno del teatro, se unía la oportunidad de ver a los actores: José María Rodero y Manuel Galiana juntos, en el escenario, en vivo, sin el filtro de una pequeña pantalla. En realidad, como siempre he confesado en repetidas ocasiones, en ese momento, el nombre del autor: Rodolf Sirera quedó ensombrecido ante la fama de los intérpretes. Sería muchos años después, cuando conocí a Josep Lluís Sirera, mi maestro, cuando comprendí la justa importancia, no sólo de los intérpretes sino también del autor, pero eso sería otro relato para otra ocasión.

Algo nerviosa por la novedad y deseosa de comprobar que esas «magníficas» entradas así lo eran en realidad, tanto mis acompañantes como yo, nos dimos mucha prisa por entrar.

El veneno del teatro, 1983
Una vez franqueada la puerta del teatro Principal mi asombro, casi infantil, iba en aumento. Aunque había pasado infinidad de veces por delante de su neoclásica entrada nunca había tenido la oportunidad de acceder a su interior hasta ese instante. Todo me parecía majestuoso y lleno de glamour. Aquel teatro, según me habían dicho, tenía el distintivo de ser el más importante de Valencia. Su refinada entrada de marmóreos adornos daba paso a unos elegantes tapizados de tonos granate en las butacas del amplio patio. A medida que avanzábamos por el pasillo central la distribución de las butacas nos resultó extraña. El escenario se encontraba dispuesto entre las butacas del patio y, a su vez, unas cuantas filas estaban situadas donde debería estar el escenario. Mientras contemplábamos esa rara disposición, la acomodadora,  con destreza, nos abordó solicitándonos las entradas. Comprobó que no tenían ni fila ni butaca asignada y con la simple indicación de  un "Síganme" nos mostró donde podíamos sentarnos. Las butacas estaban en el propio escenario. Nosotros, nos dijo, éramos el verdadero público. Aquella deferencia me impactó. En ese instante, comprendí los comentarios de la ya, para entonces, encantadora taquillera anónima que había confiado en mi juventud.  Me había proporcionado el privilegio de poder ver la obra de teatro desde la mejor perspectiva posible, es decir, desde el mismo escenario.

Sentada en mi butaca, junto a los actores, viendo cada detalle de la interpretación de los admirados actores, mi emoción iba en aumento. Me introduje tanto en la obra hasta llegar al punto de ingerir el veneno no sólo lo hizo el más joven e ingenuo de los personajes, sino que también lo tomé yo, que era la más novata en las lides del público teatral. A partir de ese instante, ya nada fue igual. El veneno surtió su efecto. Quizá fuese la sorpresa o quizá sólo fuese el azar, pero lo cierto es que el veneno sigue actuando hasta este mismo instante en el que escribo estas líneas. Nunca me imaginé que fuese tan decisiva aquella función que efectuaría un cambio en el rumbo en mi vida.




20 comentarios:

  1. Preciosa historia. Y muy bien contada. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Las experiencias de ese tipo son difíciles de olvidar. Muchas gracias por la lectura y comentario.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado y, como suele pasar, me ha llevado a mis propios recuerdos, así que la semilla de algo propio que hacer crecer ha quedado sembrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El teatro es parte de nuestra vida y aunque lo abandonemos por momentos está ahí para llenarnos de satisfacción. Gracias por la lectura y comentario.

      Eliminar
  4. Una buenísima manera de descubrir el teatro y de quedar envenenado por él. No me extraña.

    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El teatro es necesario para vivir, es mi conclusión y creo que nos pasa a muchos. Muchas gracias por la lectura y comentario.

      Eliminar
  5. Muy bien fabulado el hermoso hecho de que el Teatro es un virus que, una vez contraído, ya no superas.

    ResponderEliminar
  6. Si que es verdad, el teatro es un virus pero de los sanos, de esos que nos llena de satisfacción. Gracias por la lectura y comentario.

    ResponderEliminar
  7. A mi me encanta el teatro y tu historia me ha encantado también. Como siempre, muy bien narrada y llena de emotividad. Me ha sorprendido esa disposición de las localidades, porque nunca lo he visto, claro que tampoco voy tan a menudo como me gustaría. Gracias por compartir tus recuerdos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Aquella puesta en escena fue especial por muchos motivos. Fue especial por el entorno, por los intérpretes y por un texto lleno de emotividad y amor al teatro. Fue especial porque contó con el público y tuve la suerte de serlo. Fue especial porque me inoculó el veneno por el teatro y cambió el curso de mi vida. No lo supe en seguida pero así fue. Muchas gracias por leer mi relato y comentarlo.

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado esta historia, conociéndote ahora sé como te entró esta pasión por el teatro. Preciosa.

    ResponderEliminar
  10. Querida Patricia las cosas pequeñas nos cambian más de lo que nos podemos imaginar. Muchas gracias por tu lectura y comentario. Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por esta historia. Me ha conmovido cuando has contado el detalle de la juventud del espectador. Quiero contarte mi historia. Hace dos días estrenamos una obra de teatro, es nuestra tercera, la gente (familiares, amigos, seguidores) nos arropa siempre, pero algo ocurrió un día antes. Me compraron tres entradas, y me preguntaron si podían ir niños, le contesté que sí, claro a pesar de ser una obra de los años 60, evasivo, de humor negro, tenía la particularidad que un niño podría disfrutarlo muchísimo. Otra persona, joven, me compró otra dos entradas, cuando lo ví pensé que raro esa gana de ir al teatro, me contó que era maestro con un bebé y que iban a dejarlo para ver la función. La obra comenzó, risas, carcajadas, silencios, silencios, hubo un momento que el teatro enmudeció y los niños estaban allí, nadie se movió, fue un regalo pensar que habías llegado, había entrado en ellos y quedaría y tal vez volverían al teatro, al nuestro, a cualquier otro, que tal vez despertarás en ellos la ilusión de volver algún día. Casualmente en esta obra había veneno también ( de los dos) gracias por compartir tus momentos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola Joseme, me has dejado intrigada pues no me cuentas qué obra era la representada y me gustaría saberlo. Una cosa es cierta, el veneno del teatro ha hecho efecto y tu público, tarde o temprano sentirá el efecto del bello arte. Muchas gracias por compartir tu opinión conmigo.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado la historia y la decisión de la taquillera, desde niños bebieron el veneno del teatro, ya no hay vuelta atras. No se pueden apear de él. A mi me pasa igual yo hoy voy al teatro,aunque hoy es un teatro de Magia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia es la gran aliada de todo lo que hacemos en la vida. Sin ella no se puede vivir por eso el teatro la tiene en él mismo. Muchas gracias por la lectura y comentario María del Carmen.

      Eliminar
  14. Vaya "entradas" amiga..encantada me has dejado.

    ResponderEliminar
  15. Querida Suni, esta historia forma parte de mí. Recuerdo que se la conté, a mi maestro Josep Lluís, cientos de veces y siempre le arrancaba una sonrisa. Ahora que ha fallecido, creo que le encantará saber que la he contado a todos. Muchas gracias por leerla y comentarla.

    ResponderEliminar
  16. Què emotiu, Paqui! Et comprenc perfectament! Quina experiència més bonica i quina taquillera més amable! Jo no recorde la primera obra que vaig vore, pero sí que el "teatre" té algo especial, que engantxa. Reconec que hi ha obres que m'han agradat tant que les he vistes 2 vegades i que de quan en quan necessite també llegir teatre, m'encanta.
    De segu que Josep Lluís, des d'on estiga, estarà orgullós de tu.

    ResponderEliminar
  17. Susi
    Aquell dia el teatre em va envirinar de la forma més sutil que et pugues imaginar. Después vaig tenir la sort de disfrutar d' un gran Mestre con Josep Lluís, com surtir d' eixe verí? No, no mai. Moltes gràcies per llegir el meu relat.

    ResponderEliminar