lunes, 30 de abril de 2012

* 1 DE MAYO, DÍA DEL TRABAJO*

HOMENAJE A LOS ALBAÑILES QUE AMABAN EL TEATRO.

Cuando era pequeña, mi abuelo Francisco me lleva a pasear a tomar el sol.
Mi abuelo era muy mayor, o al menos a mí me lo parecía.
Durante toda su vida había trabajado como albañil.
Tengo pocos recuerdos de él porque murió siendo yo muy niña.
Mi madre siempre me ha contado que cada primero de mayo, cuando los albañiles no trabajaban
(creo que era el único gremio que celebraba la fiesta del trabajo) mi abuelo se
iba a Valencia y allí asistía a la representación de una de las obras que más popular
era entre la clase obrera: JUAN JOSÉ de Joaquín Dicenta.

Este dramaturgo del siglo XIX triunfó con JUAN JOSÉ un melodrama que se calificó de "drama humano".
Esta obra estrenada el 25 de octubre de 1895 por dos grandes
de la escena del momento: Emilio Thuiller y Juana Martínez (ambos en las fotos anteriores)
Una obra de final trágico y llena de sin sabores contactó con los trabajadores de muchas generaciones.
Se convirtió en la obra obligatoria de todos los primeros de mayo.
El público la adoraba y nunca faltaba en el repertorio obrero.
Su argumento sencillo con un lenguaje cercano a aquellos que no tienen porvenir, engarzó con la voluntad
de los que sufrían las injusticias sociales de cada día.
Creo que mi abuelo la había visto infinidad de veces y, según mi madre, repetía muchas veces el siguiente monólogo de Juan José:

"Hay pocas obras en tarea, las precisas, y sobra gente; las otras descansan; y si te acercas a los contratistas, a los dueños, te responden: "Más adelante, cuando entre el buen tiempo,
cuando alarguen los días. Espera." (Con desesperación)
¡Espera!... ¡Cómo si el estómago pudiese esperar! ¡Cómo si se le pudiese decir al hambre: "Aguarda,
no nos muerdas hasta dentro de un par de meses"; y al frío: " No nos entumezcas las manos, no nos agarrotes el cuerpo, ten paciencia hasta que podamos comprar una manta." ¡Espera! ¡Espera a que alarguen los días! ¡Espera!... ¡Espera!... (Con desesperación.)
(Acto II: Escena IX)

2 comentarios:

  1. La historia de ti y tu abuelo: de tal palo, tal astilla. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. A alguien tenía que parecerme y no sólo con el nombre. Gracias por leer y comentar mi blog

      Eliminar