lunes, 12 de marzo de 2012

Los disparates de Goya. 1799

Aunque tengas asco no se puede despreciar el oro cuando el hambre te lo manda.
Los Disparates de Goya de 1799. Muchas veces me pregunto si Goya era un visioanrio o simplemente se adelantó a tu tiempo. Los Disparates lo dicen todo.

Soplones ¿a cuántos conoces?

El sueño de la razón produce monstruos. Quizá los tenemos tan cerca que no nos damos cuenta de su presencia. Sólo se pueden ver cuando tu mirada va más allá.

Mala noche o peor día.

Calentitos y con el pan asegurado. No hay problema para dentro de los próximos siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario