miércoles, 20 de febrero de 2013

LA VISIÓN DE UN ENCICLOPEDISTA SOBRE EL PARO (causas, remedios y soluciones)



Sigo con la disgragación sobre el término paro que un anónimo enciclopedista refirió en la popular enciclopedia del siglo XX: Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana y que todos conocen por su editor Espasa-Calpe.
En esta entrada de mi blog os contaré las opiniones vertidas sobre las causas, remedios y soluciones que podía tener el paro, por supuesto el forzoso.
¡Aún dicen que el pescado es caro! (Sorolla, 1894)



Causas del paro:

"1º Causas que atañen a la persona misma del obrero, involuntariamente, como son la mala salud, el mal genio, las tendencias políticas o sindicalistas y la insuficiente aptitud profesional."



Después de leer este punto creo entender que si el enciclopedista clasificaba en los mismos términos la enfermedad física y a eso añadía la personalidad del obrero, pues aunaba el término genio, carácter o temperamento de la persona como una de las causas del cese en el trabajo, dejaba bien clara su posición de clase privilegiada y su total desconocimiento de la clase obrera. Además aúna a todo ello las ideologías por lo que se sobrentiende la posición conservadora del autor. 
Prosigue con otras causas del paro la falta de aptitudes para el trabajo, es decir, la carecía de especialización. Desde mi punto de vista, no se puede tener una visión tan sesgada y partidista de algo como el trabajo. Pero no puedo convertirme en el juez que censure sus puntos de vista, cada vez más propios a los conceptos decimonónicos que los propios del siglo XX y que dicha enciclopedia quería destacar.
Prosigue con su enumeración de causas para el paro y la seguna que señala el enciclopedista es:

"2º La desgracia en las especulaciones industriales del patrono."



Me pregunto porque, en esta causa, no se detiene a realizar un análisis más profundo de la situación de desventaja que vive el obrero frente al patrono. Indica que la mala gestión puede ser la que dé lugar a una situación catastrófica del trabajo, pero, sin analizar los pros y contras de los riesgos empresariales deja el vacío que puede ésta dejar en el espacio laboral.


Lewis W. Hine (1907-1933)
 Through the threads
"Los accidentes que sobrevengan al material a las máquinas, o al establecimiento por caso fortuito de incendio, rayos, inundaciones, etc."

Lewis W. Hine (1907-1933)
More power to his arm (1917-1931)

 









Vuelve a incidir en la fatalidad que puede llevar el trabajo y la modernidad de este. Su intento de distanciarse de la cotidianidad hace que suenen sus reflexiones como lejanas, huecas.


"Causas sociales de orden general, como la lucha de la competencia que arruina a muchos industriales, la inmigración, los tratados de comercio, las tarifas de aduanas y contribuciones, las guerras, las leyes económicas, etc."

Los progresos incesantes de la maquinaria industrial, sin embargo, el obrero tiene mayor garantía con ellas para el trabajo."



Insiste en la causalidad de todo lo que rodea al hecho empresarial y menoscaba la actividad de los obreros.


La moda, enemiga encarnizada del obrero, pues pone en auge industrias que abate en seguida dejando sin trabajo a miles de operarios."


Esta causa que el enciclopedista enumera como moda, ha sido la que más perpleja me ha dejado porque ¿qué querrá encasillar con la palabra moda?  ¿Se referirá a las corrientes socioeconómicas que se producen en las primeras décadas del siglo o bien habla de los mercados? Posiblemente se refiriese a aquellos productos que eran explotados sin haber sido calibrados, con anterioridad, su demanda.
Si hay algo que destaca de este momento social es que es en estas primeras décadas del siglo XX cuando los obreros tomaron conciencia de que eran la parte más importante, la parte fundamental de la industria y que su trabajo era la base para que el patrón pudiese continuar enriqueciéndose con su trabajo.
 
 
"7º la periodicidad de ciertos trabajos la que produce el paro periódico todos los años en una época determinada (estación muerta), tanto más cruel que en muchos oficios suele coincidir con el invierno."



Ya casi cansada de leer estas causas que se entrelazan con la falsa realidad descrita por el enciclopedista, de pronto, sus opiniones derivan hacia un nuevo punto que son los remedios contra la lacra del paro. No puedo obviarlos porque creo que os puede interesar el cambio de actitud que realiza.

 Remedios contra el paro

"El paro es un mal contra el que todavía no se ha puesto en práctica remedio general y suficiente; mientras para los enfermos hay hospitales y multitud de instituciones públicas y privadas de caridad; mientras para los accidentes del trabajo existen las medidas preventivas y las indemnizaciones; mientras la vejez, la viudez y la orfandad son socorridas por el Estado y los particulares, acudiendo a ellas las obras de asistencia y la mutualidad en todas sus formas, para el paro no se ha encontrado remedio totalmente adecuado, y aún los mejores que se conocen son rarísimamente aplicados."

Esa actitud casi paternalista se concluye con la siguient advertencia:

"Debe de tenerse presente que 
1º puesto que las causas de él se refieren al obrero, la patrono y a la sociedad, los tres deben contribuir a remediar el mal, 2º que la diversidad de las causas del paro y la naturaleza de éste hacen imposible una solución única, por lo que es preciso poner en práctica varias medidas combinadas entre sí."



Para no alargarme más paso directamente hacia la descripción que realiza de las soluciones a estas causas, con sus remedios. 



Soluciones:

Retorno al cultivo de la tierra, reaccionando contra el exceso de brazos que de los campos se dirigen a los centros fabriles. Esta es la obra de la colonización interior, mediante estímulos que muevan a la libre voluntad del individuo a dedicarse a los trabajos agrícolas. En España se ha intentado también este género de colonización; pero con tan estrecho criterio y tan escasos medios, que ha tenido poca trascendencia social. De todos modos el remedio tiene carácter preponderantemente preventivo.


La reducción de la jornada del trabajo, que algunos teóricos han señalado como remedio, pues se dice que trabajando cada obrero menos tiempo habrá trabajo para todos. Esta solución puede producir resultados en determinadas industrias, como en la de transportes y aquellas en que el trabajo se ejecuta sin auxilio de máquinas, como en la de edificación; pero aun en ellas ofrece el inconveniente de elevar el precio de los productos, haciendo más difícil la vida del obrero o restringir la producción.

Las oficinas de colocaciones, impropiamente llamadas Bolsas de trabajo. Se crean para facilitar el empleo de los obreros, poniendo en relación la oferta con la demanda. Su finalidad es reducir la duración del paro más bien que evitar o suprimir éste, por lo que deben ir unidas a otras instituciones de socorro a los parados. Además, para que produzcan todo su efecto, es preciso que estén ligadas entre sí de ciudad a ciudad y aun de región a región, y que se faciliten a los obreros parados socorros de viaje, a fin de que puedan ir adonde se les ofrezca trabajo.

Asistencia por el trabajo. Cuando se produce la crisis industrial, en especial, el estado debe intervenir con dedicas para ocupar a los obreros en:

-Obras públicas

-Crear colonias agrícolas

-Crear oficinas de escribientes

-Seguro contra el paro: el ahorro individual, organización del seguro por las sociedades financieras, sociedades de socorros mutuos, cajas especiales de seguro contra el paro, seguro obligatorio.


Pasa el tiempo y nada cambia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario