lunes, 12 de noviembre de 2012

DESAHUCIOS EN LA ESPAÑA DE 1934



Leo la prensa y tengo la sensación de estar siendo transportada al año 1934. Sí, ese año tan desconocido y tan cercano en los hechos que estamos viviendo.


 Un ejemplo de lo que ocurrió ese año y de lo que ahora se esta repitiendo:
Madrid, julio de 1934, una manifestación de obreros ante el Ministerio de Justicia. Varios centenares de obreros parados se manifiestan ante el juzgado reclamando que no se ejecuten los desahucios de sus casas de alquiler. No tienen dinero para pagar y no encuentran solución a su miserable vida. 



“Mientras una comisión se entrevista con el subsecretario del ministerio, la manifestación de los obreros parados se desplaza a la plaza del conde de Toreno, donde algunos oradores espontáneos dirigieron violentas arengas a la multitud. Con este motivo la fuerza pública tuvo que simular una carga para evitar que continuase el improvisado mitin.
Al regresar la comisión, todos los manifestantes se dirigieron a la plaza de España, donde celebraron una reunión, acordando visitar al alcalde y la presidente de la Cámara de la Propiedad, para pedirles que los desahucios no lleguen a realizarse.”
ABC, 17 de julio de 1934


¿Por qué me sonará tanto esta historia? Repetimos siempre por el lado amargo y lleno de equivocaciones.

1934 fue un año clave para nuestro país. No se puede dejar de lado cada uno de los movimientos y revoluciones que se dieron. Os hablaré de mi ciudad: Valencia.
Las manifestaciones se celebraron casi todos los días, no sólo en la ciudad, los pueblos se levantaron contra el descontrol gubernamental.
La forma más popular del pueblo era la de explicar sus inquietudes a través del arte de las fallas.


Esta, ubicada en la plaza de la Reina, se puede ver el campanario de la iglesia de Santa Catalina al fondo. Una diosa oriental sentada sobre el capital y rodeada de monedas nos explica más de un motivo de queja.


Esta otra falla colocada en la calle San Vicente tiene como motivo el cuento de Alí Babá y los cuarenta ladrones.

Pero no sólo era Valencia, en la ciudad de Alicante, en junio, con sus fogueres también expresaban el malestar reinante.


Hay que conocer nuestra historia para no repetirla.
Ese es mi punto de vista y los desahucios nos llevan a pensar que no hemos aprendido nada como colectivo.



4 comentarios:

  1. Magnífico post, Detrásdelaestanteria, y no hace falta decir magnífica documentación y planteamiento. ¿Servirá de algo? Dices bien que siempre repetimos lo malo. Y por desgracia éstos días es el tema más hablado, pero llevamos años alarmando sobre la terrible injusticia de los deshucios, sin que la mayoría se alarmara... ¿Y seguimos confiando y votando a políticos y banqueros? Espero que pronto reaccionemos con una actitud más sensata.

    Gracias por este magnífico post, y magnífica documentación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva. Por desgracia, se olvida la historia y es fundamental recordar lo que ha pasado para no tener que repetirlo pero no es así. Continuaré haciendo memoria, creo que es lo nos podría salvar.

      Eliminar
  2. La Historia se repite y no aprendemos nada. Si se ha conseguido una moratoria en los desahucios ha sido gracias a los ciudadanos, en este caso a STOP-DESAHUCIOS. Por eso hay que continuar luchando contra los políticos que no han aprendido que son votados para gestionar lo público de forma eficaz y no para su uso particular.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo Rosalía. Estos políticos hace tiempo que dejaron de representarnos. Hace tiempo que vengo pidiendo líderes nuevos, con ideas y sobre todo conciencia de clase, pero, lamentablemente no los hay dispuestos. Hay que mirar a la historia para comprender que no la hemos entendido y la repetimos cada día. Esto debe parar ya.

    ResponderEliminar