martes, 6 de noviembre de 2012

UN RINCONCITO DE MI CIUDAD



Es noviembre y la ciudad se vuelve gris, por eso me gusta volver a aquellos sitios que más cosas me dicen.
Hoy he vuelto al portal de Valldigna (1400). 
Tras una época de abandono y deterioro, el portal tiene, actualmente,  este aspecto. Era la puerta sin candado que separaba a la Valencia mora de la cristiana. Un portal sin portón una cultura abierta a cualquier paso del tiempo. Su nombre, prestado de la casona colindante, daba permiso para entrar y para pasar sin ser visto ni notado. Más tarde, en 1474 albergó, junto a su paso, la imprenta que imprimió el primer libro de la Península: Les obres o trobes davall scrites les quals tracten de lahors de la sacratíssima Verge Maria (Trobes en Llaors de la Verge Maria).
 Un poco de historia en un rinconcito de mi ciudad.

El portal de Valldigna (Valencia) ©Francisca Ferrer

No hay comentarios:

Publicar un comentario