sábado, 24 de enero de 2015

DE FOTOGRAFÍAS FAMILIARES



En más de una ocasión mi padre me ha contado que nunca olvidará la primera fotografía que le hicieron ¿por qué? muy sencillo porque no sabía que ocurría dentro de aquel decorado en el que lo habían colocado. He observado varias veces la fotografía y es cierto, mi padre tiene cara de asustado, aunque lo más increíble es la raqueta de tenis que empuña. Nunca practicó ese deporte. No tenía tiempo.

* * *

Mi padre siempre recordó con lástima su fotografía de la Comunión. Unos meses antes de que tomase la comunión, otro niño debía tomarla, pero su madre no podía comprarle el traje. A mi abuela todo le daba lástima y se lo prestó, pero lo que no sospechaba era que lo iba a ensuciar tanto como para tener que limpiarlo en la tintorería. Ya se sabe que las telas de aquella época no soportaban todos los tratamientos y encogió o bien, también contribuyó la edad de crecimiento de un niño, lo cierto es que mi padre nunca sabrá cual es la causa de que en la fotografía, le falten más de tres dedos de manga y lo mismo del largo de pantalón. Por lo menos queda el consuelo de que el traje tuvo multiusos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario