domingo, 4 de enero de 2015

LA MANO NEGRA (1950)

Más de una vez una confía que encenderá la televisión y encontrará un buen programa. Tras cambiar una y otra vez y harta de una programación televisiva que no llega ni a ser mediocre, me decidí a lanzarme a la aventura de buscar en la red. No es mucha la oferta pero siempre hay una grata sorpresa. Esta vez fue una
película del joven Gene Kelly. Esta vez era el protagonista de un thriller ¿Un thriller? Sí, y por sorprendente que parezca, no había ningún número de baile. 
Se trataba de La mano negra (1950), película dirigida por Richard Thorpe (1896-1991). Su argumento melodramático, lleno de tópicos me interesó desde el principio. En 1900 una familia italiana, emigrante en Nueva York, sufre la tragedia del asesinado del padre, un abogado italiano, que al ser extorsionado por el grupo mafioso que domina el barrio: la mano negra hace sucumbir las perspectivas de prosperidad de la familia. La madre, derrotada, obliga a su hijo adolescente a volver a Nápoles, pero él jura volver para vengar a su padre. Transcurren ocho años y el adolescente, hecho un hombre, vuelve a la ciudad. Su regreso al mismo barrio italiano de emigrantes será para cumplir la vendetta jurada. 

El tiempo sigue estanco en el barrio. La mano negra lo domina bajo la presión y el terror de las bombas. Su libertad de acción se ve favorecida, tal como indica uno de los protagonistas, por el menoscabo que la misma justicia realiza de lo que les pueda ocurrir a los italianos, a los hispanos o a los negros, esos están al margen de sus leyes.
Rodada completamente en estudios, con telones a la vieja usanza teatral, rezuma sobriedad para narrar una historia americana cercana del país de las oportunidades. Ese país que parece regalarlo todo sin mirar el precio que pueda costar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario