martes, 12 de mayo de 2015

UNA CAUSA, UN EFECTO Y UN RESULTADO



Los que me conocéis sabéis que muchas tardes tomo la cámara de fotos y me voy a fotografiar rincones de mi ciudad. Me fascinan esos lugares que parecen anclados en el tiempo y, sin embargo, cuando los vuelves a mirar, en distintos momentos del año, te das cuenta de que todo ha cambiado, que todo ha evolucionado sin que casi lo percibas.



Algo así me ocurrió, hace unos días, cuando volví a fotografiar la iglesia de Los Santos Juanes, en la plaza del Mercat Central. Enseñé el resultado de mi breve excursión por la zona y una buena amiga, Suni,  me preguntó que si había leído una novela reciente: La melodia del desig de Ferran Garcia-Oliver donde aparece dicha iglesia. Le dije que no. Es más me resultó curioso pues conozco, al autor, desde hace muchos años, y desconocía su faceta de novelista. Busqué la novela y resultó que estaba en la biblioteca que más frecuento. Estaba prestada así que puse una reserva. Hoy, he recibido el aviso de que ya estaba disponible, me dispuse a recogerla y cuando la tenía en mi poder y leía la solapa del libro alguien se acercó para decirme algo. Antes de contestar he mirado dos veces la solapa del libro y después a la persona que me preguntaba. Era el autor. ¿Casualidades?

Evidentemente se ha puesto muy contento al ver que tenía su novela entre las manos. Le he narrado el motivo y le ha parecido muy divertido. Me ha emplazado a la lectura y posterior comentario. 
No sé si me gustará o no pero sí os puedo decir que lleva implícita una causa, un efecto y un resultado.

Dedicado a Su March

No hay comentarios:

Publicar un comentario