viernes, 7 de abril de 2017

LA LÁMPARA





Como todos los días abrió su bar. Encendió las luces del local. Se dirigió al mostrador y se acercó a la radio que tenía colocada junto a las botellas de licor. La encendió y buscó en el dial hasta escuchar la cortina musical que acompañaba a las marcas horarias.

“Son las ocho de la mañana. Y el día se presenta…”

Ni le prestó atención al pronóstico meteorológico pues entonces se abrió la puerta para dejar pasar una ráfaga de aire frío que acompañaba a aquel cliente habitual. Todos los días hacía lo mismo. Se sentaba en su mesa, junto a la lámpara, miraba hacia la luz que ésta proyectaba como si ni existiese nada que pudiese captar su interés. Era tan puntual como las señales horarias.

El propietario del bar ya se había acostumbrado a su presencia. Desde el primer día que entró le servía una infusión en aquella mesa siempre a la misma hora. El hombre nunca le protestó. Miraba absorto la proyección de la luz de aquella lámpara sin preocuparse de nada más.

-¡Qué frío que hace hoy!

Ese solía ser el saludo habitual de Roberto, el cocinero. Desde hacía varios años sustituía cualquier saludo convencional con una frase sobre el tiempo atmosférico. A continuación, entraba en la cocina y comenzaba sus quehaceres culinarios. Cuando comenzaba a entrar la luz del día por los ventanales del local, en ese instante, el cliente tomaba su consumición y salía de su ensimismamiento. Dejaba el dinero sobre la mesa y se marchaba, sin decir nada, aunque, algunas veces, volvía su mirada hacia el propietario y la acompañada de un ligero movimiento de cabeza a modo de despedida.

Un día de tormenta el cliente se retrasó más de una hora. Cuando entró estaba completamente empapado por la lluvia. Se sentó en la mesa, junto a la lámpara. El propietario le acercó su habitual infusión. Transcurrió más de una hora mientras contemplaba la luz. No tomó la consumición. Dejó de llover. Sacó el dinero de su bolsillo y se marchó sin decir ni una palabra.

Ese fue el último día que el cliente vino. En el bar el propietario y el cocinero continuaron la rutina. La lámpara se encendía y apagada a las mismas horas, aunque su luz ya no fue tan intensa hasta que una mañana, el propietario intentó encenderla y no funcionó. Pocas semanas después la retiró.




8 comentarios:

  1. Me ha encantado.. su singularidad lo hace un excelente relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Suni
      La sencillez encierra místerio. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy buen relato, Francisca, me encanta.
    Que pases una estupenda Semana Santa donde vayas y te invito a unos pestiños que elabora una menda para que saborees un poco de lo nuestro, jeeeeeeee...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mari Carmen
      este relato se sale de mi línea, pero como habrás podido comprobar me encanta experimentar. Muchas gracias por la invitación, seguro que tus pestiños saben a gloria. Que tengas una buena Semana Santa y te emplazo para el próximo relato que estoy preparando donde regreso al campo. Un abrazo amiga.

      Eliminar
  3. hola francisca! te compartimos orgullosas de hacerlo y disfrutandote mucho. excelente , saludosbuhos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridas amigas
      muchas gracias por vuestro cariño. Me hacéis muy feliz compartiendo mis relatos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Moltes gràcies, Paqui. M'ha agradat molt. M'ha deixat trista, m'ha fet sentir com que la llum s'apagava perquè el client que deixà d'anar s'havia apagat també.
    ¡Menja moltes mones de Pasqua! ¡Bones festes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susi
      A voltes els objectes inanimats diuen més de nosaltres que els vius.
      Moltes gràcies per llegir i comentar el meu relat.
      Que passades unes bones festes.

      Eliminar