viernes, 28 de diciembre de 2012

DESDE EL ANONIMATO



Hace unas semanas busqué algunos documentos y me encontré con tantos documentos fotográficos que creé un álbum de fotografías de mujeres desconocidas. Mujeres de distintas décadas que posaban según el momento en el que les había tocado vivir.

Al principió pensé que podía hacer una especie de almanaque electrónico con esas imágenes. Mi primera intención era poner una fotografía de mujeres del siglo pasado junto a mujeres del presente. Parecía sencillo. Pensé, busqué, y me puse un plazo para hacerlo. Tras varias consultas y calibrar la complejidad de mi idea, decidí tomar la iniciativa y crear mi pequeño homenaje a mi manera, es decir, con aquello que sé hacer. Durante varios días he estado buscando fotografías, las he comparado, las he analizado e intentado darles una correlación en el tiempo y en el espacio. No sé  casi nada de ellas, ni el mes en el que se elaboraron, ni el lugar donde fueron tomadas, desconozco la época exacta, ni tan siquiera sé cual era la extracción socio-económica de esas mujeres, pero eso no me ha hecho desistir de mi idea, de hecho creo que merecen tener un pequeño hueco en mi blog. Si sirve de algo el que les haga un lugar en mi imaginación y en mis comentarios puede que desde su anonimato y desde el mío propio, resulte más sencillo reconocer hechos y momentos que pueden pasar desapercibidos en el instante en el que están ocurriendo.

De las muchas que he localizado sólo os muestro doce, por aquello de mantener mi idea primigenia de crear un almanaque. Ante la imposibilidad de poder ordenarlas por aquello que podría darles más sentido y que es la fecha y espacio de toma lo haré por aquello que es más evidente a  la vez más arbitrario: mi criterio.


Hubo un tiempo en el que la superstición y el engaño iban de la mano alimentándose de ignorancia. En numerosas ferias de pueblos se incluía la lectura de las cartas como una atracción de feria y como algo que tenía su propio público, en especial, las mujeres. La imagen de una mujer vestida con ropas de gitana y una baraja en sus manos se repetía en cada una de esas casetas donde si podía conocer el futuro que te esperaba por unas pocas monedas. En esta fotografía se puede observar que la mujer que sostiene las cartas no mira las cartas que sostiene entre sus manos sino la expresión de la chica que esta sentada delante de ella. No lee sus cartas sino lee su interés por saber y por conocer aquello que le depara la vida. Le va a contar lo que ella quiere oír y no tendrá reparo en hacerlo a pesar que sabe que se trata de un engaño.
Hoy en día nos parecería una manera de engañar simplona, pero quién no ha visto que esta imagen, tan popular, se repite constantemente, con otro atuendo, con otros decorados aunque con una misma intención de estafar a los crédulos, a los desahuciados, a los dispuestos, en definitiva, a oír aquello que quieren oír. Quizá esta instantánea tenga más de cien años pero eso no quiere decir que su vigencia haya cesado.


Cinco chicas borrosas sonríen dentro del agua. No se puede sabes si están en el mar, en un lago o un río. Hay dos chicas más alejadas que no parecen prestar atención al fotógrafo. ¡Qué importa! A ninguna de las siete se les distinguen los rostros. Sólo importa su amplia sonrisa. 

Si quieres ser una buena ama de casa debes de aprender un oficio como el de costurera. Son cuatro para dos máquinas de coser pero no importa, mientras unas cosen con la máquina las otras pueden hilvanar, entre otras cosas. De esta fotografía dos son las caras que más interesantes me parecen. La primera es la muchacha que posa su mano sobre la máquina de coser. Tiene cara de avispada, de decidida y de ser la que más pronto responda en el momento que sea preciso. Su seriedad indica que no le gustaba mucho la idea de la fotografía pero, ¡qué le vamos a hacer! No correspondía a ella decir que no quería. La otra chica que destacaría es la que sostiene unas tijeras en la mano y sonríe. Tiene una mirada frívola. La media sonrisa contrasta, con sus ojos ojerosos y llenos de pésimos sentimientos, un toque de perversión. Quizá vea demasiado en ella pero creo que es la que dirige a las otras modistillas.

Estas niñas disfrazadas de mayores me tienen intrigada. La de la derecha lleva el aspecto de una gitanilla, pero la otra, que le tira del brazo ¿qué representa? Parecen expresar su intención de ser mayores antes de serlo. Difícil tarea.





Esta fotografía puede ser de cualquier momento. El trabajo en el mar es duro pero más dura es la búsqueda de la ganancia que se ha arrancado del fondo de sus aguas. Las mujeres que se ven van cubiertas con mantos. No se les puede ver la cara pero sí el trabajo de selección que, junto a los hombres, les hace iguales. No hay diferencia de género para el trabajo duro. Son iguales para obtener la comida de cada día, pero son distintas para tomar la decisión del trabajo.


Aquí están tres mujeres jóvenes vestidas con el uniforme de criadas. El espacio parece ser una azotea de un edificio norteamericano. Su cuello blanco y almidonado, que hace juego con su mandil, deslumbra con su blancura que les llega hasta los puños de su blusa. Parecen sonrientes pero digo parecen porque la sonrisa se queda en un simulacro y la palidez de sus rostros resalta hasta en el propio blanco y negro de la fotografía. ¿Cuántos años deben tener las dos que están sentadas en el borde? ¿Veinte? Quizá menos, lo que sí es evidente que la que se coloca por encima sujetando sus cabezas se siente más segura en el puesto que ocupa e intenta demostrar su supremacía tomando altura ante las que pueden que sean iguales pero no por ello idénticas en su voluntad de criadas.



Guerra Civil (1936-1939). Las mujeres avanzan con pie firme. Hay que ayudar. Hay que salvar lo que tanto nos ha costado conseguir. Hay que ir al frente y luchar por aquello que tanto nos ha costado arrancar a los hombres. No importa el frío. No importa que no tengamos comida. No importa, al fin y al cabo, que la guerra fue una cuestión de hombres. Rescatar lo ganado es de justicia.
He aquí la imagen de la pobreza. Esta es una de las instantáneas más populares de la fotógrafa Dorothea Lange. Me imagino que deben de existir ríos de tinta sobre esa imagen, sin embargo, mi interés por esta fotografía estriba en la mirada perdida de esta mujer que oculta la cara de sus tres hijos. No sé como interpretarla pero creo que la depresión, no sólo la económica, se ha cebado de su mente y ya no tiene tiempo de pensar en la miseria que le rodea. La mugre y el hambre son sus compañeras, no obstante, algo debió de ir bien, espero.


Tanto por el vestuario como por los edificios y automóviles que se ven, me inclino a pensar que se trata de una fotografía de los años cincuenta. Nieva, y por la expresión de la muchacha que luce las flores, hace bastante frío. La nieve cae a su alrededor pero nadie les puede quitar el placer de inmortalizar un momento de su vida. Puede que sea el único instante en el que tengan su protagonismo. Quizá la fiesta no resulte como se esperaba pero valió la pena haber sido el centro de atención de la cámara que, pocos segundos después, les ha devuelto al anonimato.


Esta mujer, de expresión taciturna, lee un periódico. Se plantea la disyuntiva de una imagen que no parece ser la más ligada a la realidad cotidiana. La lectura siempre entraña un deseo de conocer qué ocurre. ¿Hasta qué punto se permitía a una mujer conocer aquello que la controlaba o la acotaba? Leer os hará libres, pero también os hará peligrosas porque ya no dejaréis que os controlen con tanta facilidad.


 
En junio de 1913, en la ciudad de Budapest, hubo un congreso de sufragistas de todos los puntos del mundo. Cuánto había por hacer, pedir y reclamar. Este año 2013 se cumplirán cien años de esta reunión. ¿Sirvió para algo? En primer plano se ve a tres mujeres ataviadas con ropas más propias del siglo XIX. La mujer que empuña un paraguas, lleva unos quevedos calados y su sombrero de paja, más usado por los hombres del momento que por las mujeres que preferían los adornados con flores o plumas, le da un aire de dama universitaria que pretende demostrar, en su vestuario, su condición de letrada, de estudiosa que ha tomado los roles conferidos a los hombres y que ella parece reclamar como propios por legitimidad.
Y como final escojo un día en el campo. Aquí se puede ver a mujeres de todas las edades. Mujeres de todas las generaciones y a dos niños pequeños que forman parte de su vida. Todas tumbadas sobre la hierba y luciendo su mejor sombrero de verano que no su mejor sonrisa. Destacaría la que parece ser una de las mayores. Se trata de la mujer que esta junto al bebé y lleva un vestido de marinero. No sonríe. No tiene interés por hacerlo. Quizá ha cumplido el ritual de la fotografía campestre como toda en cada una de las temporadas veraniegas. Si ella pudiese contarnos.

Este es una pequeña selección que mi amiga Eva Huarte me ha animado a hacer.
¡Feliz día de los inocentes!


2 comentarios:

  1. Con la frase final parece una inocentada!! :))

    Magnífica selección final, Francisca, un poco de todo y un pequeño homenaje a algunas mujeres anónimas... Y ese toque de distinción con la fotografía icono de Dorothea Lange.
    Felicidades! Y gracias por este estupendo trabajo*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva, me has ayudado tanto para realizarlo que parte es tuyo. Un abrazo.

      Eliminar