martes, 23 de octubre de 2012

LA CORBATA


Dicen, que la corbata es un símbolo fálico. Dicen que cada uno la usa según su necesidad. Unos la prefieren estrecha como la que luce, recta y bien puesta, el  parlamentario vasco Basagoiti o bien, ancha y mal colocada, como la que muestra el presidente Rajoy.  Sorprende su interés por colocarla bien y no dejar nada fuera de su sitio, quizá sea una reacción inconsciente que le permita recomponerse en el futuro que se nos avecina, o no, todo depende, como diría un buen gallego.
En la expresión de su cara se puede interpretar que piensa: ¿pero qué me dice? Un a su derecha: Basagoiti quien medita como si hubiese caído de la falsa ilusión del triunfo a la pura realidad de los resultados, no obstante yo me atrevo a decirle que, tranquilo, esto es agua de unos días, estando en el partido que esta y con la experiencia de otros candidatos como, por ejemplo, Arenas que nunca ha desistido, pronto se recupera uno del soponcio de ver que no lo quieren en su país y a otra cosas mariposa. El partido ayuda, y claro que ayuda, siempre hay un hueco para el que no ha conseguido un escaño o una victoria que es lo mismo.  Los afiliados así lo ven y así lo contemplan y por eso a la candidata Blanco no le faltará una carambola para llegar a donde quiere llegar.
Señores del PP, no se preocupen, la corbata esta bien puesta, la explicación suspendida en el aire, la tristeza sólo es temporal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario