lunes, 8 de septiembre de 2014

LA VERDULERA DESPÓTICA

LA VERDULERA DESPÓTICA
Parece de chiste pero no, es cierto. La verdulera de mi barrio se cree con el deber moral de entre kilo de zanahorias y kilo de tomates sermonearte. Nunca creí que la venta de productos sanos, como la fruta y la verdura diese la autoridad para decidir sobre tus costumbres de vida.
Esta mañana, mientras hacía la compra, se ha visto obligada a amonestar mi actitud de independencia y discreción. 'Debes de airear más tus necesidades. Debes ir a contar y comunicar todo lo que te preocupa para que todos lo sepan', pero no olvides que eso sí, después de dejarte vapulear bien por todos. No se perdona la independencia. No se puede perdonar el individualismo. Debes someterte al despotismo de la comunidad. Así me lo ha dictaminado la verdulera despótica, que entre col y col te endosa una máxima.

Reclamo mi derecho a llevar mi vida como a mí me apetezca. Reclamo mi derecho a ser tan independiente como quiera. Reclamo mi privacidad. 





Creo que voy a cambiar de menú y voy a comprar alimentos llenos de calorías, al menos, esos no me aplicarán el despotismo del pepino.

Publicado en mi muro de facebook el 18 de agosto de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario