domingo, 5 de julio de 2015

CUENTOS BREVES: EL ESCAPARATE

Fotografía Joël Sueur, Paris, 1974.
Cada día, cuando paso por delante del escaparate del relojero, no puedo evitar detenerme y mirar su trabajo. Me admiro por su paciencia, su tiento mientras engarza las piezas tan diminutas. Lo miro con interés. Siempre espero que levante la vista y se fije en mí, en mi curiosidad, pero nunca lo hace. Se mantiene ensimismado en su trabajo como si nadie le observase. Paso por delante del escaparate siempre a la misma hora. Hoy me he retrasado. Quizás ya no lo vea trabajando, pero cuando llego a la calle donde está la relojería, veo a mucha gente alrededor. El escaparate está roto. Alguien ha lanzado algún objeto contra la luna y la ha hecho añicos. Miro y hacia el interior del escaparate. No se ve al relojero. Me preocupo ¿Le habrán hecho daño? Me entra un poco de angustia porque sé que nunca mira a los que le miran. En ese instante sale el relojero me mira y me dice:

-Hoy has venido tarde. Tú me has salvado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario