domingo, 5 de julio de 2015

LO QUE ES IMPORTANTE



Fotografía de TOSO DARAC

¿Por qué se preocupan tanto? Le pregunté inocentemente a mi madre. Me miró y con una sonrisa benévola me tomó de la mano y, suavemente, hizo que continuásemos andando. No obtuve respuesta a mi pregunta sobre lo que era importante para aquellas personas que parecían tan preocupadas. 
Durante toda la cena no dejé de pensar en las caras que vimos arremolinadas ante el periódico. ¿Qué estarían leyendo con tanto interés? 
Volví a preguntárselo a mi madre cuando vino a darme las buenas noches a mi cama. Como siempre me contestó con su tono pragmático:
«Todo aquello que no te da de comer no importa.»
Comencé a tener dudas.
-No es posible -Pensé- si fuese así la caracola que me ha regalado no serviría para nada y, sin embargo, ella me dijo:
«Póntela en el oído y podrás oír rugir el mar en su interior.»
Sabe que no está el mar dentro pero lo he podido escuchar. También he saboreado el salitre del mar en mis labios.
He soñado sólo con mi imaginación.
He dormido con esa preocupación.
Cerré los ojos. Ahora ya sé lo que verdaderamente es importante, al menos para mí.

Fotografía de Édouard Boubat (1955)

2 comentarios:

  1. Una delicia. Ay, las pequeñas cosas... pobre de aquel que no se pare a escuchar el mar en una caracola.

    ResponderEliminar
  2. Sí esas pequeñas cosas son las que nos hacen verdaderamente personas. Gracias Carlos por la lectura y comentario.

    ResponderEliminar