domingo, 5 de julio de 2015

CUENTOS BREVES: LA PERFECCIÓN





Hubo una vez un sabio que quería ser tan original que, mientras unos buscaban las riquezas de este mundo o la verdad del mismo, sólo se preocupaba por encontrar la perfección. Su ensimismamiento por encontrarla llegó hasta tal punto que le llevó a aislarse de sus semejantes. Sin darse cuenta estaba cada día más solo, más alienado del resto de sus familiares, vecinos y convecinos, hasta que ya no tuvo ningún contacto con ninguno de ellos. Una noche, cuando desesperado en su búsqueda, dio con la deseada fórmula de la perfección, se encontró que no pudo compartirla con nadie. Miró a su alrededor y estaba completamente solo. Miró por la ventana y cada uno estaba a lo suyo en su casa. Miró en su agenda, en el listín de amistades y la tenía completamente vacía. Entonces fue cuando se sentó y pensó lo desgraciado que era por su soledad, pero fue en ese instante cuando tuvo una idea. Esta vez sí acertaría. Ya no se volvería a sentir solo y desgraciado por no tener a quien comunicarle sus triunfos. Se compró un espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario