domingo, 28 de agosto de 2016

VENDEDORES AMBULANTES: EL VENDEDOR DE ESCOBAS


'Si eres granerer doncs ets de Torrent'
Ese era el oficio, por excelencia, del pueblo de Torrent. El vendedor ambulante que se anunciaba por mi calle, por supuesto, que de allí era. Hacer una buena escoba de palma no es una tarea tan sencilla como pueda parecer. No voy a entrar en explicaciones técnicas sobre la elaboración de una escoba de palma tradicional, pero sí os contaré la curiosidad infantil que me provocaba ver a aquel hombre que reparaba escobas. Dentro de un costal, hecho de cordel, que llevaba colgado del cuello, guardaba las herramientas necesarias.
No se anunciaba. No le hacía falta. Iba directamente a sus clientas fijas. Esas que sabía que le iban a pedir que le arreglase la escoba estropeada de palma o que le vendiese una nueva. Mi vecina, una mujer mayor y acostumbrada a usar ese tipo de escoba, era una de ellas.
Hace muchos años que mi vecina murió. Tampoco volví a ver ningún artesano, vendedor de escobas, por mi calle. El plástico sustituyó a las escobas de palma. Aunque con el plástico apareció otro tipo vendedor de escobas:
"Poal i granera vint duros" (Cubo y escoba cien pesetas) El vendedor se anunciaba desde su coche. Usaba una megafonía bronca, metálica y fría.
He perdido la cuenta de las décadas que hace que dejó de escucharse su anuncio; quizá ya no resultaba un negocio rentable. 
En los supermercados te venden piezas de escobas. Las etiquetas dicen que son ecológicas aunque, cuando se rompen, debes de reciclarlas en el contenedor del plástico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario