sábado, 13 de agosto de 2016

VENDEDORES AMBULANTES: SE ARREGLAN SILLAS Y HOJALATAS


Cuando era pequeña el mundo andaba a otro ritmo. Nunca se tiraba nada si podía ser reparado. Las sillas de enea cuando se desvencijaban de tanto usarlas, era el 'cadirer' quien las arreglaba. El    que ejercía ese oficio en mi pueblo era un matrimonio. 
Al grito de: "s'arreglen sillas", resultado de la mezcla de lenguas que convivían y se entrelazaban formando nuestra sociedad, se iniciaba la oferta de un trabajo vendido como un producto de venta ambulante frente a la posible demanda. El matrimonio llevaba un pequeño carrito donde colocaban las sillas para ser reparadas y así las llevaban hasta su casa que, en realidad, también era su taller.
Esa cantinela se dejó escuchar, por las calles de mi pueblo, hasta bien entrados los años ochenta. Con los noventa la idea de reparar lo cotidiano se transformó en la ilusión de sustituir lo antiguo para estrenar lo endeble y caduco.

Para ilustrar mi breve relato he usado una fotografía donde hay un hombre arreglando una silla y, a su vez, otro trabajador arregla un cacharro de aluminio. Este artesano ambulante es el 'llanterner'. Sin soplete y con una pequeña fragua portátil, arreglaba los cubos, sartenes, jarras, incluidos los orinales que todavía podían ser reutilizados.
Con el paso del tiempo vamos cambiando nuestro concepto de vida, nuestra forma de conservar los objetos y con ello cambian los oficios, su demanda y su oferta.



4 comentarios:

  1. Aquellas costumbres de arreglarlo todo era por que no se fabricaba mucho. Ahora todo se fabrica en serie y hay demasiados cachivaches. Es mejor tirar y comprar nuevo. Un
    abrazo

    ResponderEliminar
  2. Maria del Carmen todo depende del momento. En mi opinión, comprar y tirar no siempre es lo mejor. Muchas gracias por leer y comentar mi post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. hola! para ser de seamos seguidores,googlea ese nombre y sal e o mira en cualquiera de los blog, como ei mio o el de maria carmen y lo veras.

    ResponderEliminar
  4. Hola Buho Evanescente, he insertado la dirección en la página. Espero haberlo hecho bien. Muchas gracias y disculpa mi torpeza.

    ResponderEliminar